A la página principal del Taller de Conchita Jimenez a página principal del Taller de Conchita Jimenez     Contactar  
   
Actualizado: Octubre 2008

 
 
Sorry, your browser doesn't support Java.
 

Visita la sala de los Oleos

     Soy una gran soñadora. Textualmente. Sueño historias con principio y fin. A todo color. Tan reales que aunque despierte, quedan sus imágenes prendidas a mi espíritu durante todo el dia. Delicioso si el sueño es bueno, pero sobrecogedor y capaz de abrumar a mi alma con pesadumbre y dolor en caso contrario.Lugares que encontré en la mente:

    En esas ocasiones necesito parir algo. No siempre es un feliz parto donde al final hay algo hermoso que contemplar o leer. Pero si el torbellino de la vida me lo permite, solo a veces ocurre, me detengo y extraigo una impronta de esas fuertes impresiones que atenazan al alma desde que son soñadas.


     Pintar con oleo me permite recordar con más tranquilidad que, por ejemplo, con la acuarela. Son por eso, tal vez, obras más reflexivas, más reposadas, dotadas de una realidad idealizada en muchos sentidos.

 

Mujer soñando     Lugares que encontré en la mente:

    La mujer se despierta y anda desnuda
por las estancias vacias de ese palacio demasiado grande,
demasiado vacio para alguien que se siente tan sola.
A su piel llega la tibieza de ese sol
que entra eternamente por los amplios ventanales.
Sabe, demasiado bien,que no va a encontrar a nadie,
mientras sus piés desnudos exploran las estancias.
Igual que sabe que las debe explorar eternamete...
porque así es soñada...
Que solo hallará descanso cuando yo despierte.
 
 

 


     Pinto soledades igual que podría pintar Maternidades o Marinas. Es muy simple.

    Mis mujeres, como yo las llamo, van desnudas porque creo que el cuerpo desnudo es más vulnerable, más expresivo y rico en matices que cuando vamos con ropa.

Sintiendo:     Me obsesionan sus espaldas. Lógico, pues esa parte del cuerpo condiciona en mí la existencia para bien y para mal. Por otra parte es mucho más atrayente y misterioso un cuerpo que esconde el rostro. Puede ser cualquiera. Puedo ser yo. Puede ser alguien que un dia amamos, que perdimos, que podríamos llegar a ser. Me encanta el abanico de posibles identidades.


     De otro lado, conozco menos la psicología masculina. Me reconozco e identifico menos con ellos y con su expresión corporal. Aunque me atraen, no me siento cómoda dibujando hombres.


     Un dia descubrí la obra fotográfica de David Hamilton y me fascinó. Algunos de mis desnudos se inspiran en sus mujeres. En mayor o menor grado todos interpretamos, acertadamente o no, a quienes admiramos. Sobre todo al principio del camino, sea cual sea éste.

 

 


     Hay temporadas en las que siento una especial apetencia por los colores cálidos, anaranjados, ocres...

Sintiendo:

    Noto su efecto acariciador y maternal mientras los extiendo. Puedo imaginar sin esfuerzo lo que siente la figura al estar rodeada de ese color tan agradable para mí en ese momento. Elijo temas y colores por puro impulso: a veces acierto y otras no tanto. Soy de la opinión de que los fracasos forman parte del aprendizaje desde siempre.

 

 

 

    Un apartado especial se merecen los paisajes relacionados con la campiña. No solo crecí viéndola a diario, sino que con frecuencia recorría las interminables carreteras que la surcan de parte a parte. Por lo tanto conozco la luz cambiante en todas sus estaciones. Desde el amanecer recién nacido, pleno de lomas ondulantes, con suaves tonalidades violetas en la lejanía, hasta los rojizos atardeceres que imprimaban todo lo visible hasta el mismo pié de la carretera. Me fascina ese puzle multicolor que contemplo, lleno de puntos lejanos y cercanos olivos, cumpliendo con exactitud su complicada planificación.


Mirando:      Trato de escucharlos y entender lo que dicen. Pero ni siquiera en mi memoria puedo retener el paisejae vivo, que ya ha cambiado, como la luz, inasible hasta la deseperación, de Monet. Visiones aéreas, cuyo punto de vista goza de una gran amplitud, incursiones a las entrañas de nuestra tierra, que a veces nos descubren subterráneos paisajes de caprichosas formas...


     No pretendo inmortalizar un paisaje. ¡Ojalá pudiera hacer eso!. Esa sensación de planos, de vastedad, un volumen cabalgando a otro, la riqueza de sugerancias plásticas acariciadas por el ojo, un instante, un momento solo, una impronta en arcilla...

 

Impronta de Paisaje

A menudo el paisaje pasa a mi lado como un barrido de cámara lenta. Escucho su lenguaje en forma de volúmenes reales o fingidos, como las palabras de un actor. Oigo sus gritos en forma de colores hirientes, o como quejidos, en las grietas resecas de la tierra. ¿Qué murmuración contenida se esconde bajo ese aparente peso manso?

 

.


    Hay una atracción fatal entre las ruinas y yo. No por las auténticas y meritorias piedras milenarias. Me gusta la arqueología y puedo llegar a enternder la fascinación que sienten las personas que dedican su vida a este fín. Pero no es la clase de atracción que siento por una casa en ruinas. Las techumbres combadas, la verdina entrando en lugares que de otro modo no lo haría. Esa melancolía del pasado inasible. Ver crecer yerbajos entre escombros es ver cómo se abre paso de nuevo la vida.

    Quisiera poder explicarlo mejor. Cuando voy en coche por un paraje y veo una casa en ruinas, siento la tentación de parar y buscar no sé qué. Oir ecos de sus antiguos habitantes. Por eso, a veces, pinto detalles de esa ruina o construcción decadente. Es como darle una última oportunidad. No sé quién a quién. No sé a qué. Pero algo me impulsa a fijar la vista allí y tengo que dibujarlo.

    Si consigo un resultado satisfactorio algo dentro de mí se tranquiliza, se calma. Al menos hasta que encuentro otra que provoca la misma alerta.

 

 

 

Lago de la Encantada

 

El sol se expande en cascada de oro con forro violeta. Y llega la tarde multiverde a las tranquilas aguas del lago. Una libélula alerta a una rana en alegre chapoteo. Ondas pequeñísimas y ondas infinitas. El manso lago oculta tanta vida que durante unos felices instantes inquieta la languidez de los párpados. El tinte violeta se va destilando poco a poco en sombras verdeazules. El azul índigo está próximo y en el cielo centellean ya las estrellas primerizas. Me siento viva. Tanta belleza percibo que mi alma se relaja. Mi ansiedad es saciada durante unos minutos o unos dias. Pero siempre vuelvo con renovado anhelo y mis ojos fijos en el agua, vuelven a ser cuellos de la misma ávida botella.

Córdoba, Junio de 2003


Visita la sala de los Oleos

 

Inicio  •  Series Temáticas  •  Acuarelas  •  Oleo  •  Cerámicas  •  Baúl de Fotos  •  Premios  •  Datos personales

©2003-2008 Chema Montesino.    webmaster@recrearte.es