A la página principal del Taller de Conchita Jimenez a página principal del Taller de Conchita Jimenez     Contactar  
   
Actualizado: Octubre 2008

 
 

 

; Registration code (if you have it) ; Reglink opened in new frame? ; Name of new frame for reglink ; Image 1 to load ; Image 2 to load ; Image 3 to load ; Image 4 to load ; Image 5 to load ; Image 6 to load ; Image 7 to load ; Image 8 to load ; Image 9 to load ; Image 10 to load ; Image 11 to load ; Image 12 to load ; Image 13 to load ; Image 14 to load ; Image 15 to load ; Image 16 to load ; Image 17 to load ; Image 18 to load ; link 1 ; link 2 ; link 3 ; link 4 ; link 5 ; link 6 ; link 7 ; link 8 ; link 9 ; link 10 ; link 11 ; link 12 ; link 13 ; link 14 ; link 15 ; link 16 ; link 17 ; link 18 ; statusbar msg on image 1 ; statusbar msg on image 2 ; statusbar msg on image 3 ; statusbar msg on image 4 ; statusbar msg on image 5 ; statusbar msg on image 6 ; statusbar msg on image 7 ; statusbar msg on image 8 ; statusbar msg on image 9 ; statusbar msg on image 10 ; statusbar msg on image 11 ; statusbar msg on image 12 ; statusbar msg on image 13 ; statusbar msg on image 14 ; statusbar msg on image 15 ; statusbar msg on image 16 ; statusbar msg on image 17 ; statusbar msg on image 18 ; resolution (1-8) ; speed of fade (1-255) ; pause (value = milliseconds). ; Progresive fading ("YES" or "NO") ; Optional image over applet ; Over image X offset ; Over image Y offset ; Memory deallocation delay ; Task priority (1..10) ; Min. milliseconds/frame for sync Sorry, your browser doesn't support Java ; Msg in no java browsers

Visita la sala de las Acuarelas

    Mis primeras acuarelas fueron un regalo que recibí a los ocho años, con motivo de una larga convalecencia en cama. Se produjo una semana después de mi primera comunión. Así que de aquel periodo solo me quedan imprecisos recuerdos entremezclados: mucho calor, varias horas de sed después de aquella intervención quirúrgica... Por lo demás todo fueron parabienes.

La primera acuarela
      Estaba encantada de ser el centro de atención de toda mi familia, conocidos y amigas. De repente todo el mundo se interesaba por mí y me prestaba una atención impropia en aquella época.

      Instalaron mi cama en lo que hasta entonces había sido el salón, o sala de estar como la solíamos llamar. Era aquella una estancia de proporciones bastante aceptables, con un ventanal bajo y grande que daba directamente a la calle. Resultaba muy cómodo tanto para los de dentro como para los de fuera, pues con solo acercarse a la ventana y decir:

      - ¡Que! ¿y la niña, cómo sigue?

se daba por cumplida la misión de preguntar y saber quién pregunta. Como tenía tanto calor y tanta escayola, me pusieron en esa habitación, considerada la más fresca y mejor de la casa.


     Recibía visitas casi todos los días. Me aficioné a leer cuentos como una posesa y dibujaba muchas horas, porque era lo que más me gustaba.


     Un dia vino a verme mi primo Rafa acompañado de su novia Mari Carmen; me hicieron el mejor regalo de mi infancia. Un grandísimo estuche de acuarelas, con noventa y dos colores. Yo no podía creerlo. Nunca habia visto tantos colores juntos. Mis ojos brillaban de satisfacción, de puro gozo.

 

    Aún hoy las miro y mis ojos pierden treinta años de golpe.


    Naturalmente no supe qué hacer con ellas. La ilustración de la tapa recuerda una escena de "Ben-Hur", carros romanos tirados por caballos desbocados en plena curva de la carrera; los aurigas, látigo en mano, sujetando fuertemente las bridas. Son inglesas, de la firma "Page London".
Ensucié la mayoría de los colores y como no tenía papeples apropiados, ni sabía cómo se coloreaba con ellas, emborronaba los cuadernos de colorear que me regalaban.

   Tiempo después el mismo primo me hizo un dibujo sobre cartón para que lo coloreara. Un personaje infantil y cabezón conduciendo una carreta tirada docilmente por un burrito. Lo rellené de colores lo mejor que supe y mi madre lo enmarcó. Diez años después el burrito seguía en la pared, para moritificación mía ya que desde el primer día lo encontré infantil y ñoño.


      No he vuelto a mojar un pincel en acuarela hasta que cumplí los cuarenta.


      He pintado con oleo, óxidos colorantes para cerámica, témperas, acrílicos, ceras..., pero jamás acuarela. Mucha gente está de acuerdo en lo rápido que pinto con otras técnicas. Así que pensé: "¡debo intentarlo!".


      Me siento ávida por experimentar este nuevo lenguaje. Texturas, efectos, impresiones... No obstante mi experiencia en otras artes plásticas me advierte que tenga un poco de paciencia y aprenda de quien tiene mayor talento y experiencia.


      Yo solo puedo comprometerme a intentarlo. Espero encontrarte ahí, siguiendo mis peripecias. Te ofreceré la cosecha de la temporada. O mejor, del día a día.

      Córdoba, Octubre de 2002


Visita la sala de las Acuarelas

 

 

Inicio  •  Series Temáticas  •  Acuarelas  •  Oleo  •  Cerámicas  •  Baúl de Fotos  •  Premios  •  Datos personales

©2003-2008 Chema Montesino.    webmaster@recrearte.es